Sodium Laureth Sulfate – ¿Qué es y cómo nos afecta?

Estudios recientes afirman que las mujeres añaden a su piel más de 200 químicos diarios, de los cuales el 65% son absorbidos directamente hacia la sangre. Si a ello le sumamos los químicos que contienen los champús, como el famoso Sodium Laureth Sulfate, no me extraña que cada vez más gente se haya pasado a los productos naturales sin sulfatos.

que es el sodium Laureth sulfate

Estoy segura que muchas habréis oído hablar del Sodium Laureth Sulfate o Lauril Sulfato de Sodio, pero ¿y si os dijera que todos y cada uno de vosotros lo estáis usando diariamente? Si no me creéis podéis acercaros ahora a vuestro cuarto de baño y leer los ingredientes de cualquier jabón, gel o champú. Estoy convencida de que el Sodium Laureth Sulfate estará entre esos ingredientes. En este artículo aprenderás qué es, por qué se usa tanto y por qué es tan perjudicial para la salud el Lauril Sulfato de Sodio.

¿Qué es el Sodium Laureth Sulfate?

formula del sodium lauryl sulfate

El Sodium Laurethl Sulfate, al que desde ahora nos referiremos por SLS, es un químico ampliamente utilizado en muchos de los productos que usamos diariamente: champús, jabones, geles, pasta de dientes, detergentes… La razón principal por la que los fabricantes incluyen SLS y sus derivados, el Sodium Lauryl Sulfate y el Ammonium Laurel Sulfate, es únicamente su bajo coste.

La función del SLS es actuar como detergente, es decir, actúa como agente espumante. Este químico es el encargado de romper la tensión superficial y separar moléculas, permitiendo así una interacción óptima entre el producto y tu cabello. Así, al poner el producto en contacto con el agua, se creará una espuma que mejora la eficacia del limpiador.

Si sumamos su gran efectividad a su bajo precio, es fácil comprender porque vamos a encontrar SLS, no sólo en nuestros cosméticos, sino también en detergentes industriales o desengrasantes de motores. Basta con decir que podemos encontrarlo en Amazon en la categoría de materias primas industriales para ponernos en alerta de este producto.

¿Es el Sodium Laureth Sulfate dañino para la salud?

efectos dañinos del sodium lauryl sulfate

El hecho de que el SLS esté tan sumamente extendido puede acernos creer que este agente químico es inócuo para nuestra salud. No obstante, muchas asociaciones llevan ya tiempo alertando sobre los peligros de este tóxico. De hecho, se han publicado varios estudios en los que el SLS no sale muy bien parado, siendo los más preocupantes aquellos que relacionan su uso con el riesgo de padecer un cáncer.

¿El SLS es cancerígeno?

Actualmente hay un gran debate alrededor de este tema: la relación entre el SLS y el cáncer. No obstante, de momento no existe evidencia científica que los relacione.

Si bien cualquier relación con el cáncer estaría aún por demostrar, no ocurre lo mismo con otros efectos perjudiciales asociados al uso del Sodium Laureth Sulfate. Ya en 1983 se publicó un estudio en el que se explicaba que incluso bajas concentraciones de SLS, menos de 1,5%, podían provocar irritación de la piel. Según este mismo estudio, altas concentraciones del agente tóxico resultaban en irritación severa e incluso lesiones abrasivas de la piel.

Por todo lo comentado anteriormente, las autoridades recomiendan que los productos contengan concentraciones inferiores al 1%. Pero, y si yo os dijera que la mayoría de productos limpiadores tienen niveles muy superiores de sulfatos, hablo de concentraciones tan elevadas como 10-20-30%. Sorprende, ¿verdad?

¿El SLS es sólo un irritante de la piel?

Desgraciadamente, la respuesta es que no. Estudios recientes han constantado niveles residuales de Sodium Laureth Sulfate en los tejidos pulmonar, hepático, cerebral y cardíaco. Otros hallazgos relacionan este tóxico con desajustes hormonales, como el síndrome premenopáusico en la mujer. También se habla de una posible relación entre el uso del SLS y la infertilidad, debido a que esta molécula es muy parecida al estrógeno, lo que explicaría este tipo de desbalances hormonales.

En este caso, la preocupación va más allá de si un 1% es mucho o poco, ya que el gran problema es que con el paso del tiempo este agente tóxico se irá absorbiendo, aumentando así gradualmente los niveles residuales de Sodium Laureth Sulfate. Sin embargo, la Food and Drug Administration (FDA) no acepta este riesgo, pues declaran que esto no sucede si aclaramos adecuadamente tras el enjabonado. Ya me dirán ellos que es un “aclarado adecuado”… O mejor, ¡que se lo expliquen a un niño pequeño que empiece a ducharse sólo!

¿Cómo afectan los sulfatos a los niños?

efectos del sodium que es el sodium Laureth sulfate sulfate en niños

En los más pequeños de la casa el SLS se ha relacionado con irritación de los ojos, así como con un peor desarrollo de estos. Algunos pensarán que los productos fabricados para los niños son examinados con especial cuidado, y es cierto. Sin embargo, dado que los tóxicos derivados del SLS están en casi todos los productos del hogar, es muy difícil que nuestros hijos estén exentos de sus efectos.

¿Recordáis cuando dijimos que el SLS podía permanecer unos días en nuestros órganos (cerebro, hígado, corazón)? Entonces da igual que los niños usen productos sin sulfatos si siguen estando en contacto con los productos sulfatados de la casa, pues los niveles de SLS serán constantes en sus cuerpos. Es aquí cuando me di cuenta que no basta con comprar champús sin sulfatos, sino que tenemos que intentar alejarnos de ellos comprando todos los productos sin sulfatos que estén a nuestro alcance.

¿Qué productos contienen SLS?

productos que contienen SLS

¡Se ha encontrado Sodium Laureth Sulfate como ingrediente en más de 80 productos cotidianos!

Sin duda, uno de los que más nos preocupa es el champú, pues este tiene el SLS como “ingrediente estrella”. Cada vez hay más personas que alegan que su champú les produce pelo encrespado, irritación de cuero cabelludo, cara y ojos, incluso hay algunos que han desarrollado alergias a su champú. La buena noticia es que estos efectos deletéreos de los champús comerciales pueden ser eliminados mediante el uso de un buen champú sin sulfatos.